Ácido Hialurónico. ¿Qué es? ¿Para qué sirve?

Ahora mismo, parece que en todos los productos de belleza hay un ingrediente clave. Y este es el Ácido hialurónico, es como la chica más popular de la escuela. Pero, ¿Es realmente un componente milagroso?

Cómo no me gustan las dudas, te traigo todo lo que he investigado sobre él. Ya verás que, al leer este artículo, te fascinará esta popular molécula y, muy probablemente, se convertirá en un básico para tu rutina diaria.

¿Qué es el ácido hialurónico?

Sin tener que llevarte de vuelta a clases de química, es una molécula que ya existe en nuestro cuerpo y que producimos de manera natural. Básicamente nos ayuda a retener el agua en nuestra piel e incrementar la producción de colágeno.

Es capaz de extraer el agua que hay en el medio ambiente y retenerla en la capa superficial de tu piel. Esto la convierte en uno de los hidratantes más poderosos que podemos encontrar en cremas, serums e inyectados.

¿Para qué sirve el Ácido Hialurónico?

Una de las características del ácido hialurónico es que nuestro cuerpo, a medida que pasa el tiempo, produce menos cantidad (que a su vez conlleva a que se produzca menos colágeno) por lo que tu piel empezará a carecer de hidratación, perder elasticidad y, por lo tanto, a envejecer.

Pero, gracias a los avances científicos de la industria cosmética, se ha logrado incorporar el ácido hialurónico en productos que podemos conseguir en casi cualquier tienda para defendernos de los signos de envejecimiento, deshidratación, textura rugosa e irregular de nuestra piel y de la dermatitis.

¿Qué tipos de Ácido Hialurónico hay?

Al ser una molécula tan funcional y variada, existen 6 tipos de ácido hialurónico, donde su diferencia radica en el peso molecular que tiene, ya que de esto dependerá el tipo de penetración que tiene sobre tu piel.

De manera simple, y sin tener que recuperar los suspensos de química, podemos reducirlas en dos grupos que serán los que comúnmente encontraremos en cremas, serums y mascarillas.

1. Las de alto peso molecular que traerán consigo un resultado casi inmediato ya que, al no penetrar de manera profunda en nuestra piel, genera una especie de película que disminuirá la apariencia de arrugas y suavizará la textura. Pero, al no poder llegar hasta la epidermis (capa de la piel que se encuentra debajo de la más superficial, la dermis) este beneficio se ira al cabo de 12-24hrs. Lo puedes encontrar en el listado INCI del producto con el nombre de Sodium Hyaluronate.

2. Las de bajo o medio peso molecular, que, al ser mucho más pequeñas, sí llegan a penetrar de manera profunda nuestra piel y así hidratarla, suavizarla y eliminar las arrugas a lo largo del tiempo, que, a diferencia del ácido hialurónico de alto peso molecular, los efectos tardaran un poco más en aparecer. Pero, para progresar adecuadamente, has de ser constante. En el listado INCI lo puedes encontrar con el nombre de Hydrolyzed Hyaluronate Acid o Hydrolyzed Hyaluronic Acid.

También existe el Ácido hialurónico de manera inyectada donde encontramos dos tipos, el reticulado y el no reticulado. A pesar de trabajar de manera distinta, ambos comparten la capacidad de retener agua en grandes cantidades.

¿Cuáles son sus beneficios?

A grandes rasgos, lo que podrás lograr empleando cosméticos con este principio activo es:

1. Ayudar a combatir el envejecimiento estimulando la producción de colágeno y elastina restaurando así nuestro volumen cutáneo.
2. Hidratar de manera constante tu piel, ya que es de los ingredientes más poderosos que puedes encontrar en el mercado para retener el agua sobre ella.
3. Aumentar la flexibilidad gracias a su poder hidratante.

Con el reticulado puedes conseguir dar volumen y relleno en zonas específicas y este es de gran consistencia y rigidez lo cual facilitará la durabilidad en el tiempo. Su uso más común es:

• Suavizar las líneas que van desde las alas de la nariz hasta las comisuras de la boca (conocidas cómo nasogenianas).
• Mejorar y restaurar el volumen de las ojeras y mejillas.
• Realzar y aumentar los labios.
• Definir la mandíbula.
• Rellenar las arrugas profundas.
• Mejorar la simetría de nuestros rasgos faciales.
• Aumentar los pómulos.

Su mayor beneficio es la eliminación de las arrugas más profundas donde no llegan los serums, trabajando como una hidratación localizada, con una duración aproximada de 4 a 12 meses, relegando a un segundo plano las inyecciones de colágeno. Ya que tu piel, al absorberlo de manera natural, hay menos probabilidades de que se genere algún tipo de rechazo.

Por otra parte, el no reticulado, que es de una densidad más ligera, se conseguirá una hidratación profunda. Es bien conocido por quienes sufren de artritis cómo algunos deportistas. De manera, que ayuda con la flexibilidad y movilidad de las articulaciones actuando cómo un lubricante.

¿Cómo incorporar el ácido hialurónico en tu rutina facial diaria?

Anteriormente ya te he hecho un preámbulo, pero, para poder incluirlo en tu rutina facial, los ingredientes que has de buscar en la parte posterior del producto (listados INCI) son el sodium hyaluronate o hydrolyzed hyaluronate acid / hydrolyzed hyaluronic acid que serán los ingredientes que veremos en cremas y serums.

Normalmente lo encontraras en listado INCI junto con el agua, siendo los dos unos aliados perfectos que trabajan juntos para entregar la mejor hidratación posible a tu piel.

Lo puedes incluir en la rutina de la mañana, por la noche, o en ambas. Siempre con la cara limpia. bajo mi punto de vista, siempre es mejor en formato sérum ya que éste siempre será más penetrante que una crema.

Masajéalo sobre tu piel hasta sentir que el producto se ha absorbido. Al finalizar, aplícate una crema hidratante por la noche o una hidratante con protección solar durante el día y de esta forma sellarás el ácido hialurónico en tu piel y, aparte de evitar su evaporación, lograrás un mayor tiempo de actuación sobre tu superficie cutánea.

¿Tiene efectos secundarios el Ácido Hialurónico?

Al ser una molécula que se encuentra en nuestro cuerpo de manera natural, no suele haber adversidades.

No obstante, como en todo, podrían ocurrir ciertos efectos secundarios leves, los más comunes serian:

1. Enrojecimiento.
2. Irritación tras el tratamiento debido a las inyecciones.
3. Leve hinchazón.

Con sus pocos efectos secundarios, el ácido hialurónico es apto para todo tipo de piel. Aunque para pieles secas o muy secas se notarán mejores resultados.

Conclusión final.

El ácido hialurónico tiene todas las papeletas para ser, no solo la molécula más popular de la escuela, sino también llevarse una auténtica matrícula de honor.

Espero que este articulo te haya ayudado a saber más sobre este principio activo que produce tu propio cuerpo y que se encuentra en casi todas las cremas y serums hidratantes y, de esta manera, saber que te estás aplicando en tu piel y saber que existe una nueva solución para esas arrugas más profundas y esas articulaciones dolorosas de una manera poco abrasiva.

Recordar siempre que, para ayudar a tu piel, el primer ingrediente es la constancia y el segundo estar informado. Espero haberte ayudado con una de estas dos, la otra se queda como un deber para poner en práctica en tu casa.

Un fuerte abrazo y, una vez más, ¡Salud para tu piel!

Escrito por Andrea Bonsanto Villapol.
Redactora de antiedad.org

Deja un comentario